pros y contras compra vivienda

01/12/2017

¿Compra de vivienda o vivir de alquiler? Ventajas y hándicaps.

Es una de las preguntas que más se escucha en el sector inmobiliario por parte de futuros clientes. ¿Sale a la larga más rentable la compra de una vivienda o es mejor vivir de alquiler? Hoy en el blog analizamos qué conlleva cada uno de los casos.

Empecemos por el principio: ¿cuánto tiempo viviré ahí?

Si la respuesta es “para siempre” o, al menos esa es la intención, no hay duda que la opción de compra es la más indicada. Por ello, plantearse esta pregunta será determinante como punto de partida, valorando esta adquisición desde un punto de vista de inversión a largo plazo o, por su parte, para finalmente poder optar a tener un bien en propiedad.

Compra de vivienda: ¿es el momento?

A grandes rasgos, una de las consideraciones clave a tener en cuenta si se está pensando en adquirir una vivienda en propiedad, es que al precio de venta de la vivienda se le debe añadir unos incentivos correspondientes a la compraventa y a la formalización del préstamo hipotecario, además de otros gastos derivados de asesorías, notarías o contratación de seguros. Tener esta premisa clara determinará y nos ayudará a organizarnos.

Por otro lado, encontramos en la coyuntura actual unas condiciones muy favorables para realizar la compra de una vivienda:

  • El precio del alquiler ha alcanzado cifras récord este año, además de que dicho sector se encuentra en un momento de “escasez” de viviendas para este fin.
  • Buenas perspectivas económicas para el país y para el sector inmobiliario, en el que las inversiones aumentan. Además los tipos de interés hipotecario se mantienen en torno al 2,2% (mínimo histórico).
  • La recuperación de nuevas ayudas directas para la compra de vivienda previstas en el borrador del Nuevo Plan Estatal de la Vivienda.
  • También juega a favor de la compra que, ante un cambio en las circunstancias del comprador, se puede alquilar esa vivienda.

Alquiler de vivienda: una mayor movilidad

  • Requiere de una menor inversión inicial en comparación a la compra de una vivienda.

  • Los trámites a seguir son rápidos, si el futuro dueño/a busca una solución temporal.

  • El inquilino está exento de ciertas obligaciones fiscales tales como impuestos, pagos de comunidad o mantenimiento, de los cuales suele encargarse el propietario.

Sin embargo, el sector del alquiler está “sufriendo” por una parte, una escasez de inmuebles destinados al alquiler y, por otra, una subida de precios considerable.

Asesórate, “haz números” y analiza los pros y contras de cada una de las opciones, no tengas prisa en tomar la decisión pero, sobre todo, ¡ilusiónate con tu vivienda! Desde Gestilar te asesoramos en todo momento y resolvemos todas tus preguntas. ¡No dudes en consultarnos!

¿Te llamamos? shareIcons subscribeIcons