cocinas abiertas al salon

13/09/2018

Cocinas abiertas al salón, ¡dale continuidad al espacio!

En Gestilar ya hablábamos hace un tiempo de la tendencia en cocinas abiertas al salón, un punto y aparte con respecto a la tradicional separación de esta estancia con el resto; muy común en la arquitectura de las viviendas españolas.

Ahora bien, ¿cómo lograr una integración homogénea de ambos espacios? Consigue una distribución funcional y dinámica con estilo.

Las claves en cocinas abiertas al salón son: el color y los materiales

El color de pintura que se escoja será el “elemento unificador” entre ambas estancias, dotando de continuidad visual a las mismas y haciendo que el espacio se vea así más grande en todo su conjunto.

¿Y los materiales? Con el fin de integrar las cocinas abiertas al salón, también es importante utilizar los mismos materiales en acabados, textiles y muebles, de modo que se consiga la unidad visual citada anteriormente. Por ejemplo, intenta que el tipo de madera de las sillas y mesas coincida o que los cojines del sofá vayan a juego con los paños de cocina.

Tip: si optas por poner el mismo suelo puede ser un recurso perfecto, sobre todo si son espacios pequeños.   

Una diferenciación sutil

Es importante darle a cada estancia su propia personalidad, por lo que también se pueden introducir algunos elementos que marquen la diferencia, sin perder el equilibro global. ¿Cómo? Si la estructura lo permite, apuesta por una columna o pilar llamativo ubicado al final de la barra que separa un lado y otro. Por ejemplo, que esté revestida de algún material como acero o madera, dependiendo del estilo decorativo de la vivienda.

Otra opción para integrar las cocinas abiertas al salón, sin perder su independencia, es colocar puertas correderas para que no haya “barreras visuales”.

Otras recomendaciones

El principal “miedo” de este concepto abierto suelen ser los olores, por ello, es indispensable contar con una campana extractora potente. Te damos una fórmula que te ayudará a acertar: multiplica los m2 de la cocina por su altura y el resultado multiplícalo por 12. Esta será la potencia para una cocina cerrada, así que tu campana ideal deberá superar esa cifra.

¿Eres de los que prefiere un espacio diáfano o sigues apostando por la tradicional separación cocina – comedor? ¡Cuéntanoslo!

 

¿Te llamamos? shareIcons subscribeIcons
We use Cookies | More info
Cookies Preferences